Sociedad Premios "Princesa de Asturias" 2018
Álvaro Rengifo, presidente de Amref Salud África-España

“El desarrollo de África será crucial para el mundo”

Economista de formación, padre de cuatro hijos, tres de ellos nacidos en África, ha vivido un tercio de su vida fuera de España. Álvaro Rengifo es presidente de Amref Salud África-España y el tercero de los retratados por el gijonés Muel de Dios, colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, que en la semana de los premios “Princesa” desarrolla una serie especial sobre sus protagonistas. Rengifo acumula más de tres décadas de experiencia como alto ejecutivo y gestor de políticas en las administraciones públicas. Habla deprisa, como si estuviera en uno de sus múltiples destinos en África, América o Europa. El mundo no tiene sorpresas para él. Dice que en su casa los mapas están colocados en sentido inverso. Mira fijamente a los ojos del interlocutor y sonríe.

Álvaro Rengifo Muel de Dios

Cuenta el antropólogo Gustau Nerín que los ciudadanos que periódicamente colaboran con alguna ONG son unos ingenuos que quieren tranquilizar su conciencia, que el dinero que Europa envía a los mal llamados países en desarrollo sirve para poco y que la cooperación en África es la historia de un fracaso. Álvaro Rengifo, presidente de Amref Salud-África, organización galardonada con el premio “Princesa” de Cooperación Internacional 2018, desmonta uno a uno esos argumentos.  “África es tan grande como todo Asia y Europa juntos. Una gran parte del continente es desierto y otra, una selva tropical muy inaccesible. No es un lugar de fácil desarrollo ni en salud ni en infraestructuras”, aclara. Esas dificultades llevaron a los primeros médicos de Amref, como organización especializada en la provisión de estándares básicos de salud, a prestar atención en avionetas [los flying doctors]. En los últimos 50 años, reflexiona Rengifo, “ha habido fracasos en cooperación pero no creo que en el ámbito sanitario: las cifras de mortandad infantil, esperanza de vida,  médicos por habitante… todos los indicadores, incluso los más tremendos, han mejorado muchísimo”.

Álvaro Rengifo en su llegada a Oviedo

El presidente de Amref España sonríe y lanza una reflexión contra los convencionalismos del Norte rico y el pobre Sur. “Si te alejas de la Tierra lo suficiente, al final no hay ni Norte ni Sur ni arriba ni abajo. Nuestro reto es que haya otra mirada desde España hacia África”, insiste.

Amref se sostiene con una masa de socios de 300 personas en España._“Esperamos llegar al millar después del premio”, confía el directivo que hasta julio fue presidente de CESCE, Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, y que también ha trabajado como consejero económico y comercial en las embajadas de  Costa de Marfil y en Marruecos. Fue también subdirector general de Fomento Financiero de la Exportación, director general de Política Comercial e Inversiones Exteriores en el Ministerio de Economía y director ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo. “Soy una persona afortunada porque he tenido la suerte de trabajar en Administración pública y en la empresa  privada y esa mezcla de experiencias, 11 años fuera de España como profesional y 7 de niño, me ha enriquecido de manera notable”, concluye.

El hecho de que tres de sus cuatro hijos hayan nacido en África, le ayudó a entender muchas cosas. Es certero en el análisis.

De las mezquindades de la cooperación, tras hacerse públicos  los abusos y escándalos sexuales de grandes ONG, el presidente de Amref España es tajante: “En cualquier organización, sea privada o pública, siempre hay alguna oveja negra. En nuestro caso, al ser una organización de africanos para África, donde todos los proyectos se hacen con una base comunitaria  y un gran compromiso local, eso nos hace más fuertes”.

Ginthinji Gitahi y Álvaro Rengifo a la entrada del Hotel Reconquista

Devolviendo el foco hacia nuestro país, donde Amref trabaja desde 1997, Rengifo explica que España es uno de los más colaboradores ante emergencias “pero  tenemos una preferencia natural hacia el mundo latinoamericano, y menos hacia África”. Su reto como fundación, según este economista, miembro de la promoción  de técnicos comerciales del Estado de 1984 del exministro Luis de Guindos, es que los españoles “miremos un poco más hacia África, esperemos que este galardón anime a ello”.

Él está seguro de que el continente donde nació Amref “aún puede aportar muchas cosas. Estamos desarrollando la filosofía ‘ubuntu’, el trabajo dentro de la comunidad con respeto, humildad y empatía, por el bien común. Eso África lo tiene muy enraizado y luego tiene muchas cosas que el resto del planeta no tiene. La humanidad ha nacido allí y a final de este siglo será el continente más poblado. Eso hará bascular el peso de la demografía del eje del Pacífico hacia el Atlántico  y el desarrollo de África será crucial para el resto del mundo”. Duda a la hora de definir cual es la solución ante políticas migratorias laxas o equívocas. “Si abres las puertas de cualquier manera puedes tener una avalancha y una situación de descontrol tremenda. No hay ningún modelo que ayude a gestionar la emigración de la desesperación”, concluye.

Más información: