La farmacia que surge de la naturaleza

Eucalipto, valeriana, romero, manzanilla... Una selección razonada de las diez plantas asturianas más efectivas para problemas respiratorios, cardíacos, digestivos y cutáneos

En el mundo hay cerca de nueve millones de tipos de plantas, según las estimaciones actuales, y de ellas solamente conocemos algo mas de un millón. En el caso de las plantas medicinales se conoce el uso de unas 28.000. Estas cifras tan enormes permiten hacerse una idea de la complejidad que supone escoger las diez mejores plantas medicinales.

Si nos centramos en un espacio concreto, como Asturias, la riqueza vegetal presente en nuestra región es muy notable debido a la gran diversidad del territorio, que va desde la zona costera a la alta montaña. Así y todo, la selección se hace más fácil.

No es sencillo determinar qué es lo mejor, ya que esto variará para cada persona según las necesidades del momento. Un criterio válido consiste en elegir las plantas consideradas mas útiles teniendo en cuenta su empleo en los diferentes sistemas y aparatos de nuestro organismo.

En todo caso, hay que señalar que si bien el uso de las plantas medicinales como automedicación comporta un riesgo mucho menor que utilizar medicamentos al azar, no quiere esto decir que este riesgo esté ausente. En consecuencia, salvo en casos leves, y en especial si nuestro problema se prolonga y no cede, siempre es mejor consultar a un profesional de la salud que pueda orientarnos sobre la idoneidad del uso de esas plantas.

En cuanto al aparato respiratorio podríamos destacar el uso de dos plantas: eucalipto y orégano.

  • EUCALIPTO

    EUCALIPTO

    No es una planta autóctona de nuestra región, aunque se ha aclimatado de tal forma que es muy difícil separarla de nuestro paisaje. Se trata de un árbol del que se utilizan las hojas adultas (cladodios), muy ricas en aceite esencial, que aunque varía de unas especies a otras, suele ser rico en eucaliptol, un triterpeno con propiedades antisépticas, expectorantes, balsámicas, descongestionantes, febrífugas, y broncodilatadoras. Estas condiciones hacen que esta planta sea de gran utilidad en las afecciones del aparato respiratorio como bronquitis, sinusitis, gripes… Es, de hecho una de las plantas más conocidas y empleadas con este fin. Tradicionalmente, cuando las cocinas de carbón estaban presentes en la mayoría de las casas de nuestra región, era frecuente en la época invernal percibir ese aroma a eucalipto empapando todos los rincones de muchas casas. En personas muy sensibles e hiperreactivas debe tenerse cuidado, ya que podría, al contrario de lo que ocurre normalmente, presentar un efecto que podríamos llamar paradójico, provocando broncoespasmo y congestión.

  • ORÉGANO

    ORÉGANO

    Es una planta ampliamente utilizada en Asturias para solucionar muchos problemas catarrales en época invernal. El orégano contiene también un aceite esencial que le confiere un importante efecto antiséptico útil en los resfriados y afecciones de garganta. Es clásica la preparación de requemados, infusionando la planta con agua o leche y endulzándola con miel,  para calmar la tos. Se trata de una planta también con acción digestiva útil como tónico en las digestiones difíciles y para facilitar la menstruación.

    A nivel digestivo, no podemos dejar de lado la manzanilla, tan utilizada y, precisamente por eso, tan vilipendiada.

  • MANZANILLA

    MANZANILLA

    Es un remedio que seguramente todos los lectores han tomado en varias ocasiones para solucionar cólicos o malas digestiones. Sin embargo, sus beneficios no se limitan a la esfera digestiva, sino que es una planta muy útil como antiespasmódico en los casos de dolores menstruales. Externamente, es tradicional su uso en conjuntivitis, limpieza de heridas o lavados en caso de inflamaciones de garganta o genitales. Todo ello debido a la presencia de un aceite esencial, flavonoides y mucílagos.

    Una planta que consideramos, digamos, de la tierra, pero que no lo es, y cuya presencia en Asturias se debe a su cultivo como medicinal u ornamental, es el romero.

  • ROMERO

    ROMERO

    Pertenece más al mundo mediterráneo. Se trata de una planta con unas grandes posibilidades en cuanto a su empleo, tanto como digestiva, ya que estimula las funciones del hígado y la vesícula biliar –ya que es antiespasmódica–, como en otros campos. En los reumatismos es clásico el uso del aceite esencial en la preparación del alcohol de romero para hacer fricciones en las zonas doloridas. Como antiséptico se aplica en las infecciones urinarias. Y se usa como tónico, adaptógeno, antioxidante y estimulante general, de tal forma que llegó a ser denominado “el ginseng de los pobres”: la gente que no podía comprar preparados de ginseng, debido a su precio elevado en los primeros años de su comercialización en nuestro país, tomaba el romero como sustituto.

  • ÁRNICA

    ÁRNICA

    Otra planta de aplicación externa en las afecciones de las articulaciones, contusiones, edemas y neuralgias, gracias a su acción vulneraria y descongestionante. Es muy útil tanto para prevenir como para dar una resolución mas rápida a los moratones e inflamaciones. Se aconseja usarla diluida para evitar problemas de tipo irritativo o de alergia cutánea.

  • SAUCE

    SAUCE

    Podríamos denominarlo la “aspirina vegetal”: del acido salicílico procedente de su corteza mediante una acetilación, se fabricó la primera aspirina comercializada desde 1899. Es una planta con interés para combatir el dolor, la inflamación y la fiebre. Tiene también un ligero efecto sedante.

  • COLA DE CABALLO

    COLA DE CABALLO

    Es una planta habitual en los bordes de nuestros caminos y zonas húmedas, fácilmente reconocible por todos los lectores. Su uso tradicional está ampliamente extendido. Aunque es una planta reconocida y muy utilizada, fue a principios del pasado siglo cuando el Dr. Henri Leclerc, al que podemos considerar gran impulsor de la moderna fitoterapia, establece su utilidad en lo que se ha dado en llamar “tríada de Leclerc”, como diurética, remineralizante y hemostática-cicatrizante.

    A nivel circulatorio podemos destacar el espino blanco, planta de la que llegó a decirse que sería de elección antes de iniciar un tratamiento con digital.

  • ESPINO BLANCO

    ESPINO BLANCO

    Se trata de una planta con un efecto cardioprotector. Mejora la circulación del corazón, la tensión arterial y el ritmo cardíaco. Tiene también un efecto sedante, sobre todo a nivel vegetativo. Resulta útil cuando aparecen síntomas a nivel cardíaco, como taquicardias o palpitaciones.

    Hay muchas plantas que podemos emplear en las afecciones cutáneas, pero entre todas ellas debemos destacar la caléndula.

  • CALÉNDULA

    CALÉNDULA

    Cuando son aplicadas por vía externa, sus flores van a tener un efecto antiinflamatorio, antiséptico y cicatrizante. Es muy eficaz en las inflamaciones de piel y mucosas, se acompañen o no de infección, como eccemas, dermatitis, eritema solar, picor… La caléndula también se usa en lavados oculares en los casos de conjuntivitis, fundamentalmente de carácter alérgico o irritativo.

    No podemos terminar sin mencionar una de las plantas mas vendidas en el mercado español y utilizada por un gran número de personas, tanto de forma continuada como ocasional: la valeriana.

  • VALERIANA

    VALERIANA

    El principal problema que presenta la planta es su, digamos, “olor peculiar” cuando se prepara sola en forma de infusión, debido a la presencia de un compuesto (acido valerénico). Por eso generalmente se elige alguna forma farmacéutica como comprimidos, gotas o cápsulas, o mezclada con otras plantas sedantes para infusión, que enmascararían su olor. La valeriana es una planta con un importante efecto sedante y ansiolítico, muy utilizada en los casos de nerviosismo, ansiedad e insomnio, en este caso como inductor del sueño. Tiene también propiedades antiespasmódicas, tanto a nivel digestivo como genital, y resulta eficaz en las dismenorreas y como coadyuvante en algunos síntomas vegetativos de la menopausia, como los sofocos.

Es obvio que muchos lectores echarán de menos en este elenco plantas como la ruda, la nielda, la menta, la melisa, la hierbaluisa, la cirigüeña, el muérdago, la ortiga y muchas otras utilizadas tradicionalmente con gran efectividad para tratar un buen número de afecciones.

Más información: