Oviedo Según San Mateo
María Iglesias, escultora, nieta del dibujante Alfonso, creador de los famosos personajes Pinón, Telva y Pinín.

“Todo lo que tocaba el abuelo era mágico, siempre estaba creando, inventando”

"Uso el arte como un lenguaje que me permite enfrentarme a conflictos y sublimarlos"

La escultora María Iglesias fotografiada en las escaleras de Trascorrales Irma Collín

María Iglesias (Oviedo, 1979) marchó de Oviedo con 18 años y vive en Madrid desde hace 20. La escultora es nieta del artista Alfonso Iglesias, creador de Pinón, Telva y Pinín en LA NUEVA ESPAÑA, acuarelista y cartelista; hija de Esteban y sobrina de Alfonso Iglesias, ambos arquitectos. Los Iglesias van a Madrid y regresan a Asturias desde 1956.

María ha regresado a Oviedo con una atractiva obra de la exposición sobre “Fuenteovejuna”, organizada por la Asociación de Amigos de la Ópera de Oviedo, para el estreno de la obra operística basada en Lope de Vega, compuesta por Jorge Muñiz, con libreto de Javier Almuzara y dirección de escena de Miguel del Arco. Hace meses, el comisario Luis Feás le propuso participar en esta exposición junto otros 13 artistas de edades y estilos diferentes que trabajaron sobre la idea de “Fuenteovejuna” y que ahora se exhibe en Trascorrales.

María Iglesias ante una de sus obras

• Usted hace grupos escultóricos y eligió la escena en la que el pueblo se levanta y mata al tirano, al comendador

Fue conflictivo porque varias personas pacíficas se lanzan contra un abusador y eso es desequilibrado; no quería que el tirano pareciera la víctima.

• Lo hizo con niños

Trabajo con emociones, con la vulnerabilidad y así es como aparece el niño, en concreto muchas niñas porque son los seres más vulnerables. Fuenteovejuna presenta al débil rebelándose cuando, por lo general, la víctima guarda silencio. La víctima tiende a ser silenciosa porque suele culpabilizarse. El momento actual es revolucionario porque las víctimas hablan y encuentran apoyo.

• Las emociones. ¿Tienen mucho que ver con usted?

Vivimos mucho en la razón, intentamos controlar por la razón. Las emociones son energía que irrumpe y es muy difícil de controlar. A mí me irrumpen las emociones, pasa algo, me dicen algo y me inquieta. Todo el mundo es emocional.

• A los 19 años marchó a Londres para estudiar

Entré en Saint Martins College of Art and Design a hacer un curso de dibujo y la profesora me recomendó que me formara en Citylit, una escuela de adultos centrada en arte y literatura. Quería estudiar dibujo o diseño de vestuario. En un curso del London College of Fashion sentí el obstáculo de que el vestuario debía tener un fin comercial. Pasé a la escultura porque no tiene límites a la hora de crear.

María Iglesias
Las emociones son energía que irrumpe y es muy difícil de controlar por la razón
María Iglesias
Escultora

• Pertenece a la tercera generación de artistas desde su abuelo Alfonso Iglesias

Sí. Desde que éramos pequeños estuvimos rodeados por el arte. Mi abuelo, Alfonso; mi padre, Esteban, y mi tío, Alfonso, todos dibujaban. Todos los primos nos dedicamos a lo mismo. La hija de mi tía Covadonga, Irene, es diseñadora gráfica; los de Alfonso, Esteban es diseñador gráfico y Ana tiene una escuela de arte en Guadalajara y es escultora, ilustradora y dibujante. Mi hermano Macario es arquitecto.

• Tenía 8 años cuando murió Alfonso

Era muy mayor pero lo que tocaba el abuelo era mágico, siempre estaba creando, inventando.

• Y 13 cuando murió su padre

Dibujaba retratos y le encantaban los impresionistas y la pintura francesa. Tenía carteles de Toulouse-Lautrec y empecé a dibujar por ahí. En el Círculo de Bellas Artes, donde aprendí a dibujar, intenté siempre emular esas láminas por su vida y su movimiento.

 

Al finalizar Bellas Artes, trabajó como colaboradora honorífica en el departamento de escultura, de apoyo del profesor. Colaboró con Ícaro Maiterena en talleres de pintura creativa para personas con capacidades especiales.

• ¿Por qué volvió de Londres a los 3 años?

Me tocaba empezar el grado y preferí Madrid, por la formación clásica y porque me lo recomendó mi prima que había estudiado allí. Las facultades de Londres son muy conceptuales y yo quería partir de lo académico para ir a lo conceptual. Me he quedado en lo académico porque todos mis referentes acaban siendo clásicos. Uso el arte como un lenguaje que me permite enfrentarme a conflictos y sublimarlos. Se dice que los griegos descubrieron la dureza y la tragedia y para no enfrentarla, la envelaron con el halo de la ilusión, lo lírico, la belleza… Trabajo las emociones y la figura y el cuerpo ayuda a contar emociones o a cuestionar cosas.

• ¿Qué les enseñan?

Tienen unos potenciales y una creatividad tales que aprendíamos de ellos. Es como si estuvieran conectados con el inconsciente primitivo y hacen creaciones maravillosas. No les indicábamos, solo les ayudábamos a desarrollar su potencial. Ícaro es extraordinario: trabaja por la inclusión y tiene una compañía de danza con bailarines con capacidades diferentes y otros que no.

María Iglesias
Todos los nietos de Alfonso Iglesias nos dedicamos a alguna manifestación plástica
María Iglesias
Escultora

• ¿Vive de la escultura?

De la que hago para cine y publicidad. Empecé en empresas de escenografía para publicidad y escultura efímera. Trabajé en “El artista y la modelo”, de Fernando Trueba, inspirado en Aristide Maillol. Creamos todas las esculturas bajo la dirección de Tomás Bañuelos, profesor de Bellas Artes. Hace un par de años hicimos esculturas para una serie americana que estaban rodando en Trujillo, ambientada en el Renacimiento. Hicimos una virgen, dos santos, unos monjes. También hacemos cabalgatas de navidades.

• Lo que hacía su abuelo cuando creó el día de América en Asturias

Claro. El día de América es fascinante. Sus bocetos de carrozas y personajes son un mundo.

 

• ¿Es free lance?

Voy de una empresa a otra. Me llaman mucho pero nunca es continuo. A veces soy yo la que para porque necesito dedicarme a mis esculturas. Si no, no avanzaría con mi proyecto.

• ¿Qué temas le interesan como escultora?

Mi tema acaba siendo el antropomorfismo. Me interesan las emociones a través del pasado animal. El personaje antropomórfico, entre el ser humano, el animal y el mundo onírico, me permite explorar el lado irracional. La danza japonesa butoh me inspira mucho. Trabajan desde el animal, desde la desnudez del alma. Para el grupo de “Fuenteovejuna” no acababa de encontrar los bocetos, porque los que me salían eran atroces. Hallé la solución en el ballet de “La consagración de la primavera”, en el momento del sacrificio. Su movimiento de danza lo dulcificó y así no resulta una escena repugnante. El arte es un medio de evasión de lo dura que es la realidad.

• ¿Qué más temas ha tratado?

La naturaleza. Me inspiro en el texto de Nietzsche sobre el coro dionisiaco, en el origen del teatro griego, formado por mujeres, que era el elemento que ayudaba al espectador a meterse en el mundo de la naturaleza.

• ¿Vende?

Poco. Este último año me he tomado más en serio mover mis grupos escultóricos. He hecho dos. El otro, un coro que intenta elevarse y está hecho de cera de abeja, lo he expuesto en un museo de Barcelona. Para la composición me inspiro en grupos de naturaleza donde el ser se disuelve en el colectivo. Me han propuesto dos o tres exposiciones más, individuales, en espacios grandes. Es complicado porque exigen tiempo y financiación, pero cuando llegue a Madrid me pongo a trabajar y las saco como sea.

María Iglesias
El día de América en Asturias me parece fascinante
María Iglesias
Escultora

• Empezó dibujando y ahora modela. Parecen dos maneras muy distintas de usar las manos

Pues son movimientos muy parecidos. Casi dibujo encima del barro. Los trazos y los gestos son muy parecidos.  El dibujo, al ser dos dimensiones, permite jugar con la luz y con la mancha. La escultura es física, es materia, volumen y luego juegas a iluminar. A veces el resultado de mi escultura acaba siendo la fotografía porque un cambio de luz puede contar otra historia.

• El barro

Es tan maleable que es como si te guiara. No podría trabajar con piedra o madera porque hay que ver antes lo que quieres hacer. Yo inicio la escultura cuando el barro me empieza a contar, me sugiere algo. A partir de ahí, la muevo y modifico llevada por los movimientos del cuerpo. La idea no es la escultura final, aparece en el proceso.

• ¿Cómo encontró Oviedo?

Siempre viví en la plaza de la Catedral y pasear por el Oviedo antiguo es una vuelta por la infancia. Tengo muy buenos recuerdos. Ha cambiado bastante, pero se parece a lo que recordaba y envuelve igual. He pasado el verano en el valle de Cabranes, en casa de mi hermano Macario, arquitecto, que vivió en La Coruña, Madrid y Ginebra y desde que ha vuelto a Asturias está feliz. Está empeñado en que venga a vivir con él. Me apetece. La escultura de Fuenteovejuna la hice entera aquí, pero el trabajo del cine se hace en talleres de Madrid.

• ¿Cómo es Madrid?

Fantástica con movimiento, exposiciones, conciertos… Y voy, pero es inviable vivir allí salvo que tripliquen los sueldos.

Más información: