“Fuenteovejuna” ya vela armas en el Campoamor

El Coro de la Ópera de Oviedo ensaya la obra de Jorge Muñiz y Javier Almuzara basada en el clásico de Lope de Vega

La obra inaugurará la temporada lírica el próximo nueve de septiembre

“Muera el comendador”. La sentencia retumba en la sala de ensayos de los bajos del teatro Campoamor. Elena Mitrevska pide más agresividad y parece que es imposible, pero el Coro de la Ópera de Oviedo lo consigue. Lo hace poniendo el acento en cada nota, en cada sílaba, y uno se imagina a Fernán Gómez de Guzmán pidiendo clemencia ante un pueblo, Fuenteovejuna, que tiene la determinación de acabar con su tiranía por el método más expeditivo, derramar su sangre.

El coro ejerce el papel principal en la que es la primera ópera levantada desde cero en Oviedo

Es el acto tercero de la inmortal obra de Lope de Vega, de cuya publicación se cumplen 400 años y que convertida en ópera abrirá la próxima temporada lírica de Oviedo el próximo 9 de septiembre. La partitura de Jorge Muñiz y el libreto de Javier Almuzaraclaman igual que el pueblo ante la violación de Lucrecia por parte del comendador.

El coro remata: “¡Y viva el pueblo!”, y Javier Almuzara sonríe entusiasmado mientras sus manos, su voz y su cuerpo siguen la partitura. Hace dos semanas fue el último ensayo del coro antes de las vacaciones. Ahora, en pocas semanas, retomarán el trabajo que iniciaron de forma regular el pasado mes de enero.

Una parte del coro

Mitrevska, natural de Macedonia, ha sido durante siete temporadas miembro del Arnold Schoenberg Chor de Viena y desde el año 2012 es asistente musical del Coro del Theater an der Wien de la capital austriaca, uno de los más prestigiosos y vanguardistas del ámbito europeo. Ahora, la maestra, que afronta su tercera temporada al frente del coro ovetense, marca con energía cada una de las notas de “Fuenteovejuna”. El maestro Mario Álvarez Blanco acompaña al piano, y el conjunto es de una fuerza que sólo puede surgir de la convicción de un pueblo de acabar con la tiranía.

El coro comenzó hace seis meses los ensayos de la nueva temporada

Es un ensayo más, un repaso al texto y la partitura, pero el resultado pone los pelos de punta, más aún cuando el coro, en un estudiadísimo reparto de voces, repite cada vez más rápido y cada vez con más insistencia “muera, muera, muera…”. La directora pide más, “la culminación de todo está en ese último ‘muera'”, insiste. Ahí probablemente está la clave de la obra de Lope de Vega, la esencia del teatro, la determinación de todo un pueblo, que no duda ni por un segundo en matar al tirano, en despedazarle.

En ese “muera” que canta el coro no debe haber ni una sombra de duda, ni una milésima de segundo de vacilación, porque eso significaría que uno solo de los habitantes de Fuenteovejuna dudaría de la decisión. La instrucción de la directora lo dice todo, debe ser “fortissimo” y para ello “cojo aire justo con la entrada de la voz anterior”. La respiración es la clave en este fragmento, hay que tomar aire, respirar adecuadamente para coger fuerza y dictar sentencia, no en vano se está acabando con la vida de alguien que ha sometido al pueblo entero y que ha violado con impunidad a muchas de sus mujeres.

Miembros del coro durante el ensayo
Elena Mitrevska y el pianista Mario Álvarez Blanco
Javier Almuzara y su esposa siguen el ensayo

Más información: