Crónica de una historia que es la leche

Hoy, 14 de enero del 2019, es tu feliz no cumpleaños, Rubén. Pensando en ti estos días me he dado cuenta de que eres un bebé más que muy especial; has llenado mi alma con grandes lecciones de vida, ya desde la barriga, tales como que puedo conseguir todos mis sueños, el trabajo es el camino, nunca pierdas la esperanza, con perseverancia puedes conseguir lo que te propongas, sigue la Luz, el Amor, la Esperanza, la ilusión son grandes motores de vida, de alegría, el poder creador alineado al amor.

Estoy asombrada, maravillada, estupefacta, melancólica, triste y a la vez orgullosa de todo lo que has sembrado en este planeta para construir un mundo mejor.

Rubén Vega Rubio, qué bien suena tu nombre y apellidos. ¿Sabes, pequeñuelo?, no todos los bebés, ni nosotros los adultos, podemos contar tantas hazañas en tan poco tiempo de vida. Sólo puedo aullarle a las nubes en un canto que te elogie, te venere, te engrandezca aún más. Mantener vivo tu legado, tu memoria y seguir cuidando, sembrando más de todas las semillas que aquí has dejado.

Me elegiste como tú mamá y además sería tu facilitadora en la Tierra. Tenías mucho que contar, mucho que cambiar. Y ahora sé que, de otra forma, todo lo que has hecho durante este año no hubiera sido posible.

Seguir uno de nuestros sueños juntos, el de donantes de leche, se tornó en un propósito en solitario para honrar tu memoria, porque no te podías morir así sin más, sin que todo nuestro esfuerzo por traerte a la vida valiera la pena, sin un propósito o sentido a este sin sentido que tiene la muerte de los bebés, la muerte de seres inocentes con mucho aún por hacer en este y por este mundo.

Continuar con nuestra tarea en solitario, sin ti presente físicamente… pero animándome y dándome fuerza en cada paso, supuso un antes y un después. Aprendí y descubrí muchas cosas en esta andadura sobre mí, sobre la vida y sobre el lugar en el que habito… Algunas me fascinaron y de otras me llevé decepciones. Estás decepciones podían tornarse en propósitos de mejora y en mi mano estaba ese cambio.

He aquí la historia de tu legado, Rubén, y de tu andadura por el mundo a través de los que te amamos. Rubén, además, tenía y tiene un mensaje para muchos de ustedes, un legado que remueve conciencias y despierta corazones. ¿Quieres conocerlo? Sigue leyendo.

Esta es la cronología del legado de Rubén Vega Rubio:

El día 15 de enero llamo al Banco de leche y las enfermeras y personal de allí suben a informarme del protocolo, análisis de sangre etc. Me regalan la edición especial de Bancos de leche del libro de “La Magia de la leche”.

El día 16 de Enero. Me niego a tomarme la pastilla para cortar la leche que me trae la enfermera por orden del ginecólogo sin previa consulta a mi historial como mujer hipotiroidea autoinmune, ni mi petición al Banco de Leche de hacerme las pruebas para ser donante.

27 Enero. Ese día tuve la primera reunión con la Asociación asturiana de apoyo al duelo perinatal y neonatal “Brazos vacíos”. Me encanta ver y conocer a todas estas familias, me siento arropada y confiada en que algún día volveré a sonreír. No existe ninguna donante de leche más en el grupo.

Me decido a leer el libro que me regalaron en el hospital y no me siento identificada con ninguna historia. Necesito de otras madres que hayan hecho lo mismo que yo, me siento muy diferente y me incomoda. No me siento comprendida, solo recibo admiración. Necesito comprensión, aceptación, sentirme normal y perteneciente a un grupo.

Me surgen dudas que sólo pueden subsanar veteranas en esta andadura.

Nace el “Movimiento Rubén” #MovimientoRubén: por un duelo social, compartido, normalizado, con amor, empatía, respeto y libre de juicios.

Movimiento que nace gracias a nuestra red de apoyo desde diferentes puntos de España. Recibimos fotos con los lazos azules que decoraban las velas en el funeral de Rubén, y mensajes que nos deseaban “Salud Física y Mental” y “Rubén siempre en nuestros corazones”.

Montse, una doula Catalana, me ayuda en la búsqueda de iguales y lo consigue.

Buscando otras mamás que también hubieran optado por donar la leche materna tras la muerte de sus pequeños conocí a las mujeres extraordinarias que formamos el grupo de WhatsApp “Donantes con bebé estrella”. Me siento por fin arropada, sostenida, comprendida en casa y también comienzo a comprender la fascinación con la que me miran algunas personas, pues las historias, el amor y la grandeza de estas mujeres son desbordantes y yo soy una de ellas. Al buscarlas me encontré con muchas madres, muchísimas, demasiadas que no sabían nada sobre esta opción porque el único protocolo del hospital era y sigue siendo administrar la pastilla para cortar la leche sin informar de los efectos secundarios de estas, ni de las demás opciones que tenemos las mamás para gestionar como nuestro corazón y alma necesite está decisión que es solo nuestra.

Leer a madres decir que les hubiera encantado donar la leche, pero que no se les informó de esa opción, me dolía demasiado en el alma. La culpa es una mala compañera de la vida y en un duelo puede llegar a ser un castigo autoimpuesto aún más cruel. Mamá, si me estás leyendo ahora no te sientas culpable por favor, todas hacemos lo mejor para nuestros hijos con la información que tenemos en cada momento. Lo que sabemos ahora es sólo parte del ahora y sólo nos puede ayudar para construir un presente mejor para otras familias o para nosotras mismas dada la ocasión.

Empecé a hacer encuestas entre diferentes grupos de duelo y el resultado no fue nada alentador, en 2018, sólo un 7,5% de las madres recibían información y comparando estos datos con los del Congreso de Fedalma 2011 incluso parecía que está cifra había mejorado de cero; es decir, entonces no se informaba a ninguna madre y ahora se informa a un 7,5%, que como veis es un muy deficiente aún.

Mi intención y la de mi hijo Rubén así como la de todas las integrantes de “Donantes con bebé estrella” y la asociación de “Brazos Vacíos” es que esta cifra cambie y se nos informe a todas, al 100%. Y sobre todo, que no se juzgue nuestra decisión, ya sea ésta cortar la leche, donarla al banco de leche, hacer donación particular o seguir alimentando al hermano mayor lactante, o incluso hacer algún tipo de ritual con ella, una joya de leche, jabones o lo que nos nazca, porque son tantos los rituales de despedida que podemos crear para nuestros pequeños que se podría escribir un libro enorme sobre ellas.

Nace la cadena de la leche (#cadenadelaleche) por la cual madres valientes y dispuestas que han escuchado nuestra historia deciden sacarse una toma extra para el banco de leche y es algo que a Rubén y a mí nos encanta. Es para nosotros una forma preciosa de seguir compartiendo, esparciendo nuestro legado de amor, una forma nueva, inesperada y muy diferente de verte crecer Rubén.

Esta muy deficiente mejora revolucionó mi corazón y en el V Foro de maternidad de Vía Láctea celebrado en Julio 2018 en Asturias decidí intervenir si mi alma podía y trasladarles mis estudios, mi vivencia y empezar a hacer correr esta injusticia, con un único propósito que nos informen previamente y que nosotras decidimos.

Conseguí exponer ese día y fue precioso. Me llamaba la atención que muchas matronas no supieran de esta opción y me encantó abrirles una puerta a la investigación centrada en las necesidades y anhelos de las mujeres. Habíamos empezado a esparcir semillas y a abrir conciencias.

Hablo con Alba Padró Arocas, a la que le agradezco un montón su apoyo. Y me propone escribir algo para Lactapp. El 14 de Agosto nace el primer artículo, Rubén “¿Qué pasa con la lactancia tras la muerte del bebé?”.

El 14 de septiembre, a través de Miriam del blog de “Mi arcoíris guerrero” nace el artículo “El prematuro que necesitaba, la Lactancia tras la muerte del bebé” donde además hablo de mi solicitud de crear en los hospitales un espacio íntimo donde las familias podamos despedir a nuestros hijos difuntos; las cinco formas de actuación ante la subida de la leche tras el parto cuando un bebé muere; y de la necesidad de la actualización de los valores endocrinos en España.

Es el Mes Del Recuerdo ante la muerte neonatal y perinatal. Nos apuntamos al I Concurso de Dioramas de Playmobil de FicAst para darle visibilidad al duelo. No ganamos el concurso pero sí que dejamos una gran huella en el Jurado y en los visitantes.

El 14 de Octubre 2018 colaboro con Gemma Olivera, una matrona con la que participo en un vídeo de YouTube y donde respondo a sus preguntas sobre cómo viví estos momentos, mis apoyos etc.

 

El 15 de Octubre, día del recuerdo, participo con Claudia y muchas madres más en un video para darle visibilidad al duelo perinatal y neonatal. Os invito a verlo, es genial.

El 14 de noviembre junto a Claudia, del Canal Suddenly This, hablamos a través de la plataforma Instagram sobre nuestras experiencias y vivencias con la lactancia tras la muerte de nuestros pequeños, Hugo y Rubén. En nuestro encuentro no solo visibilizamos el duelo y nuestras vivencias, también ponemos de manifiesto el trato inhumano, carente de emoción, miramientos que nos proporciona el sistema ante un momento vital así.

Como aprendizaje nos planteamos crear un plan de parto doble tanto para esperar vida como para la muerte ante un futuro embarazo, pues es algo que puede suceder y que parece sólo si has escrito desde la serenidad esa necesidad de despedirte de tu hijo, abrazarle, hacerle fotos, tomar sus huellas, vestirle, asearle, velarle como a cualquier ser humano, familia o amigo cuando se muere te tienen en cuenta y no almacenan a tu hijo en un bote o te lo arrancan de las manos cuando en realidad existe tiempo más que de sobra para que la familia se despida con amor, cariño a su medida, y como el corazón les dicte.

En otros países cuentan con salas de despedida donde los padres pueden despedirse el tiempo que necesiten. Deberíamos tomar conciencia de esta necesidad y de lo sanador que es para llevar un duelo más saludable esa fe de vida. Y también aquí los padres y las madres son los que deciden.

Ha sido nuestro primer mes de cosecha de semillas, por un lado gracias a una de las mamás de la cadena de la leche nos llega la hermosa noticia de que en el Ferrol, Galicia, se ha creado un punto de recogida nuevo de leche materna gracias a que Fátima y otras mamás donantes se unen y de esa unión brota la fuerza.

17 de Diciembre. El Movimiento Rubén llega al Hospital Universitario Central de Asturias por medio de mi gran facilitadora, como ella humildemente se denomina, Ana Cristina Pellicer, quien le ha puesto voz y no solo a nosotras a todas las mujeres bajo su ponencia “Una mirada ecosistémica en la instauración y continuidad de la Lactancia materna”. Preciosa y absolutamente necesaria.

Gracias a todos y a todas por querer tanto a nuestro hijo y demostrarnos tanto cariño durante este duro año.

Más información: