El “semáforo de María Luisa”: ¿Tomate frito o kétchup?

Los nutricionistas ven útil sólo la comparación entre alimentos del mismo grupo para elegir la opción más saludable

El sistema de etiquetado alimentario Nutriscore, presentado esta semana por la Ministra de Sanidad asturiana, María Luisa Carcedo, ha sido calificado como “algo confuso” por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Una entidad que reconoce que “quizás no es el sistema óptimo” para clarificar entre los consumidores las opciones de comida más saludables. El nuevo programa de etiquetado de alimentos, que será obligatorio en un año, está basado en un sistema de logotipos de colores ­-del verde al rojo, como el código semafórico-, cada uno de los cuales se corresponde con una catalogación que va de la letra A a la E, siendo la A la opción más saludable y la E la peor.

Los nutricionistas se refirieron específicamente al debate surgido por la catalogación del aceite de oliva virgen extra con una D (color naranja), algo que ha generado rechazo. Desde la Sociedad de endrocrinólogos se apuesta por “los sistemas mixtos de etiquetado -composición nutricional y calidad nutricional-, dado que son los que más información ofrecen al consumidor y se interpretan fácilmente. Otra de sus propuestas que que haya un etiquetado dirigido al público infantil, al menos en los productos orientados a este grupo de edad, que sea fácil de interpretar. Finalmente, la SEEN recuerda al consumidor que los alimentos que se deben consumir con más frecuencia “no precisan etiquetado nutricional”, pues son alimentos frescos como frutas, verduras, carnes, pescados, huevos.

A continuación se pueden consultar algunos de los ejemplos que le ayudarán a entender el Nutriscore, el popular “semáforo de María Luisa”, y a clarificar cuánto de más o menos saludables son algunos productos alimentarios de amplio consumo.

Nutri Score

Según el “semáforo de María Luisa”, el sistema Nutri-Score de la ministra de Sanidad para etiquetar los alimentos, ¿qué es más saludable un cachopo o una fabada?, ¿la margarina o la mantequilla?, ¿el pavo o el jamón serrano?...

LA NUEVA ESPAÑA te ofrece esta herramienta para comparar aquellos alimentos entre los que seguro han tenido que elegir alguna vez.

Más información: