Aviso a los viajeros asturianos: Madrid restringe el tráfico en el centro

Las nuevas restricciones de circulación de 'Madrid Central' cambian a partir de hoy la forma de moverse en la capital - La medida se inicia con una primera fase en la que no habrá multas ni controles de acceso

Fotografía: AFP / Vídeo: Agencia ATLAS
  • Residentes, invitados de residentes (un máximo de 20 al mes) o personas con movilidad reducida independientemente del coche que tengan.
  • Resto de vehículos: Según los distintivos ambientales de la DGT
  • Vehículos con etiquetas CERO y ECO podrán acceder y estacionar en la zona
  • Vehículos con etiquetas B o C podrán acceder si van a un garaje particular, a un aparcamiento de uso público o una zona de reserva de estacionamiento
  • Motos y ciclomotores: podrán entrar y estacionar sin limitaciones con etiqueta CERO o ECO. Con clasificación B o C podrán acceder entre las 7:00 y las 22:00 horas.

Las restricciones al tráfico privado en el “cogollo” de las calles del centro de Madrid han entrado hoy en vigor. El proyecto se ha denominado Madrid Central y está llamado a cambiar la forma de moverse en la capital de España ya que solo podrán circular en coche por el centro los vecinos que residan en las calles afectadas, sus invitados -un máximo de 20 al mes-, los vehículos no contaminantes y quien estacione en un aparcamiento. “No es un proyecto que esté interiorizado por los ciudadanos. La mayoría no sabemos muy bien qué es ni cómo va a resultar. En Madrid había experiencias previas de cierre al tráfico de la zona centro en periodos complicados, como Navidad, pero esto es más ambicioso y se oyen muchas dudas”, explica Saúl Montes, uno de los muchos asturianos que trabaja y reside en la capital de España. Entre los pros y contras del proyecto, las visiones están divididas. “En general, quienes no tienen coche y residen en la zona centro son muy favorables a Madrid Central porque se beneficiarán de menos ruido; entre los que tienen coche, el principal elemento que genera complicación es el tema de tener que registrar a quienes te visiten, con un máximo de personas al año, para que puedan circular por la zona”, añade Montes. Las mayores quejas, sostiene, las han venido emitiendo “quienes viven fuera de Madrid y trabajan en la zona afectada. Esa gente está muy cabreada”, sostiene este asturiano.

El caso es que a partir de ahora todo aquel que viaje a Madrid no debería dejar de interesarse por el proyecto Madrid Central. Las que siguen son algunas claves básicas.

Es un área de bajas emisiones de 472 hectáreas por donde se eliminará el tráfico de paso. Es decir, toda aquella circulación que no tiene origen ni destino en Madrid Central -unos 58.678 vehículos diarios, según se calcula-. Con esa restricción está previsto reducir en un 40 % las emisiones contaminantes de dióxido de nitrógeno (NO2). Además se reducirá el ruido y se prevé recuperar espacio público para los viandantes, con 2.200 metros cuadrados más de aceras. El nuevo perímetro – señalizado con una doble línea roja- incluye la Gran Vía. Lo forman Alberto Aguilera, Glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Colón, Recoleto y Paseo del Prado, la Plaza del Emperador Carlos V, las rondas de Atocha, Valencia, Sevilla y Toledo, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Plaza de España (lateral continuación de la Cuesta de San Vicente), Princesa y Serrano Jover. El Ayuntamiento prevé entre 19.700 y 35.800 nuevos viajes en el transporte público.

Con Madrid Central, podrán moverse en el centro sin restricciones los vecinos empadronados, sus invitados (20 invitados como máximo al mes) y los coches menos contaminantes, los de etiqueta Cero Emisiones y los Eco, además de los de las personas con movilidad reducida. Circularán libremente el transporte público colectivo -taxis, autobuses y VTC- y los modos limpios- bicicletas, patinetes o ‘car sharing’.

Para la mayoría de los conductores la única forma de acudir en su vehículo al centro será estacionando en un aparcamiento de Madrid Central, público o privado, pero con distintivo municipal. En cambio, no podrán tirar de aparcamiento los coches sin etiqueta ambiental de la DGT, es decir los de gasolina anteriores al 2000 y los diesel matriculados antes de 2006, apartados del centro por ser los más contaminantes.

Quien acceda a Madrid Central debe poder estacionar para evitar la multa, por lo que el Ayuntamiento pretende instalar paneles donde se informe de las plazas libres. También podrá acceder el que tenga un garaje en la zona y en el caso de los visitantes, el que acuda a un hotel con garaje. Las motocicletas de los no residentes con etiqueta B o C pueden acceder y estacionar pero con límite horario, de 7.00 a las 22.00, en el caso de los vecinos no tendrán limitaciones.

Coche de bajas emisiones por la Gran Vía madrileña durante la presentación de Madrid Central

Se autoriza el acceso de los empleados nocturnos que entren o salgan del trabajo entre las 00.00 y las 06.30, siempre que no residan en la capital. Además, fruto de la oposición a la medida, se han tramitado permisos en los días lectivos para las familias que tengan hijos escolarizados en Madrid Central, que recibirán autorizaciones tramitadas por los centros educativos.

Madrid Central garantiza la entrega de suministros y la prestación de servicios industriales y comerciales mediante permiso de acceso a profesionales y a vehículos de mercancías, con un horario de reparto más o menos amplio en función de cómo de contaminantes sean.

A partir de 2020 no podrán acceder los vehículos ligeros (furgonetas) sin etiqueta y en 2022 tampoco los B, mientras que en el caso de camiones y furgones se eliminarán los que no tienen etiqueta en 2023 y los B en 2025. El Ayuntamiento también permite el acceso del suministro de farmacias y vehículos de emergencias.

El nuevo perímetro -marcado por los bulevares y las rondas y señalizado con una doble línea roja- es compacto, incluye la Gran Vía, y elimina, salvo excepciones puntuales, las calles de libre circulación, por lo que el Ayuntamiento prevé una reducción de las multas por despiste.

Aunque las limitaciones acaban de arrancar durante el mes de diciembre solo habrá control manual y será en enero cuando se inicie el período informativo y el sistema informático, que se alargará dos meses.

A partir de marzo se iniciarán las primeras sanciones económicas y hasta entonces el Ayuntamiento solo informará por carta del incumplimiento.  El 8 de enero empezará a funcionar la aplicación web para que los vecinos tramiten digitalmente permisos y hagan solicitudes.

Más información: